CAPÍTULO XX

Ramón, el apuesto teniente, secretario del Gobernador Militar, es seducido por Mentxu a beneficio de su hermana y sobrino, presos en la Cárcel de Mujeres de Saturrarán, y en perjuicio de Antxón, corneado en todos los sentidos por los nacionales. El cinturón de Bilbao deja de ser un secreto gracias a la deserción de su autor y director, el ingeniero Goicoechea, a los nacionales. El ejército republicano de Euzkadi se ve forzado a retroceder ante el avance de los franquistas apoyados por la aviación alemana e italiana, sin que el cacareado Cinturón les proteja.

Pulse la foto para acceder al contenido

Cinturón de Hierro de Bilbao

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .