CAPÍTULO XXII

Miles de críos, los niños de la guerra, son separados de sus padres y embarcados en mercantes para escapar de los horrores bélicos a distintos destinos como Inglaterra, Francia, Holanda y la URSS, en la creencia que la contienda duraría unos pocos meses. Muchos no volverían jamás. Locuras y Krispín sirven con su pesquero a la Marina de Guerra de Euskadi en un nueva función como auxiliar de práctico en el puerto de Bilbao. Krispín no soporta seguir alejándose de Amelia y Lucas, y toma una decisión drástica.

El Izarra cargado de niños llega a Bilbao desde Bermeo, donde deberan embarcar en un mercante rumbo a Europa en busca de protección

Si te interesan las guerras sufridas en San Sebastián, curiosidades y anécdotas, vete a comedurasdetarro.com una delicia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .