CAPÍTULO XXIV

Bilbao está sitiado y próximo a caer. Krispín decide abandonar su permanente huída hacia el oeste; deja a Locuras en el Izarra, y vuelve sobre sus pasos para trabajar en Ondarroa, próximo a Saturrarán, cerca de su mujer e hijo presos en la Cárcel Nacional. Tendrá que atravesar las líneas nacionales e intentar sortear los peligros que acechan en su recorrido.

Pulse sobre la imagen para ver su contenido

Columna de prisioneros nacionales conducidos por los gudaris en Bilbao a las líneas franquistas para evitar que sean fusilados por exaltados.

Saturrarán 1936. Arte Activo Ediciones

Quedan cuatro capítulos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .