CAPÍTULO XXVII

Paco y Antxón irán al corazón del gobierno provisional de los alzados, en Burgos, para intentar ayudar a Amelia y su hijo Lucas. A su vuelta, en la Cárcel de Saturrarán tendrán una inesperada dificultad.

El General de Intencia, Evaristo, amigo de Paco. En el centro, entre el Obispo y la Superiora de la Mercedarias

Gracias a los fieles lectores por seguir cada día, cada capítulo. Está siendo una magnífica experiencia. Mañana editaremos, para terminar esta novela, el epílogo y los poemas que acompañan Saturrarán 1936.

Reitero mi especial agradecimiento a María Jesús Beristain que creó y mantiene esta página-mjberistain– , a Roberto Lastre de Arte Activo Ediciones y a Jose Mari Leclerq-comedurasdetarro.com.

A partir de mañana, y mientras dure el confinamiento, publicaremos la novela Gafas de no ver por capítulos, como hasta ahora. Es una obra erótica- festiva, más apropiada para superar estos momentos. Además, seguiremos con la sección de Relatos Amables que espero que también os guste. Ánimo

4 comentarios sobre “CAPÍTULO XXVII

  1. Javier, lo primero darte las gracias por haber compartido este libro con nosotros, al que has tenido la ternura de darle un final compasivo donde la amistad prevalece sobre todas las penurias.
    No digo que disfrutar sea la palabra adecuada (pero se acerca bastante), para definir lo que he sentido al encontrarme trasladada, de una manera tan próxima, a la realidad que a muchos les tocó vivir y cuyo resultado hizo padecer a tantos en años posteriores. En realidad, aunque unos mucho más que otros, todos fuimos víctimas de semejantes atrocidades, porque no es cuestión de ADN sino de cargar sobre nuestras espaldas parte de la historia que nuestros mayores nos intentaron evitar, pero cuyos miedos y tristezas llevamos bajo la piel.
    Espero poder seguir leyéndote porque transmites muy bien, no es sencillo hacerlo con esa sencillez y humanidad.
    Gracias de nuevo y un gran abrazo.

    Me gusta

    1. Gracias Almu, Cada vez que colgaba un capítulo volvía a leerlo y, la verdad, me estremecía. Es muy duro; no era el momento más propicio para difundirlo. Es nuestra historia, de Filo y Félix, de Ramona y Victor, de todos. Os envío ahora el epílogo y os propongo algo más festivo como Gafas de no ver, para quien esté aburrido y quiera leer unas aventurillas por entregas. Un abrazo muy fuerte

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .