Entrevista en el Diario Vasco

MITXEL EZQUIAGA Sábado, 11 julio 2020, 07:43

Javier Postigo: «Quiero contar la Guerra Civil en Euskadi desde la perspectiva de la gente sencilla»

Javier Postigo: «Quiero contar la Guerra Civil en Euskadi desde la perspectiva de la gente sencilla»

Javier Postigo, asomado al litoral donostiarra / Michelena

Dos pasaitarras ‘de a pie’ y un pesquero atraviesan episodios bélicos de Irun y Donostia, la batalla de Matxitxako y el horror de Gernika en el nuevo libro del escritor donostiarr

Dice Javier Postigo que no ha querido escribir una historia de buenos o malos, ni de carceleros o prisioneros. «Mi pretensión es narrar episodios de la Guerra Civil en Euskadi desde la perspectiva de la gente sencilla, arrantzales que se ven envueltos en sucesos inesperados y luchan desde el lado que les tocó».

Postigo, «nacido en Donostia cuando terminaba la Segunda Guerra Mundial», publica ‘Saturrarán 1936’, su sexto libro. Autor de ‘A las 10 en casa’, ‘Besos de pez’ o ‘Restos de galerna’, confiesa que escribe «compulsivamente, porque soy ansioso e hiperactivo».

– Habrá quien piense: otra historia de la Guerra Civil, qué pereza.

– Puede ser. Yo he intentado contar muchos episodios clave de esos años en el País Vasco desde la perspectiva de la gente normal, personas que llevaban su vida cotidiana y se ven envueltas en hechos extraordinarios que les llevan al límite. Pero el origen está en Saturrarán.

– Sí, en un primer capítulo que provoca un largo ‘flash back’.

– La novela empieza con un chaval que en 1957 llega al seminario de Saturrarán, en Mutriku, con una vocación de cura que resultó equivocada. Aquel chaval era yo. Y ese lugar, que en la guerra fue cárcel de mujeres, se me metió en la cabeza. Muchos años después conocí a Fernando Agirre, historiador de Ondarroa, que me dio tantos datos que me vi obligado a escribir este libro. Al final podía haberse titulado ‘Alrededor de Saturrarán’ porque en ese escenario solo transcurren tres o cuatro capítulos.

– Pasaia es el otro epicentro del relato.

– Aquel Pasajes de los años 30 era apasionante: San Sebastián suponía el veraneo, pero el puerto y el entorno pasaitarra eran un próspero foco económico, con más de doscientas embarcaciones, astilleros, gente de muchos sitios y una ola reivindicativa intensa. Ahí sitúo a mis dos protagonistas, gente normal, arrantzales sin ideología a los que tocará atravesar los grandes episodios de la guerra en el País Vasco desde el principio. El momento en que los pescadores reducen al torpedero número 3, el barco que se había unido al alzamiento, es real.

«En aquella Pasaia floreciente de los años 30 todo era posible; Saturrarán era una cárcel terrible y oscura» Los escenarios

«Me sigue impresionando el caso de los ‘niños de la guerra’, vidas que se quisieron salvar y a veces quedaron truncadas» Protagonistas

– Toda la novela parece muy documentada y basada en la realidad.

– Así es. El 90% de las cosas que se cuentan son reales, sacadas de lecturas, conversaciones… Solo una pequeña parte queda para la ficción. La quema de Irun, los combates en San Sebastián, la batalla de Matxitxako, el bombardeo de Gernika o lo relativo al cinturón de hierro de Bilbao es dolorasamente real. Aunque los dos protagonistas y el Izarra, el barco pesquero que recorre la costa incensamente, son mis aportaciones.

– La batalla de Matxitxako provoca páginas emocionantes.

– La llamada Marina auxiliar de Euskadi se empleó a fondo en aquel combate desigual. Y es sabido que el capitán del Canarias, el buque de los ‘nacionales’, pidió a Franco que no condenara a muerte a los 20 supervivientes de la bou Navarra por su comportamiento heroico. Acabarían saliendo a la calle y el capitán apadrinó a sus hijos.

– Otros personajes resultan para usted especiales: los ‘niños de la guerra’.

– Aquello fue terrible. Tras los bombardeos de Gernika y Durango el Gobierno Vasco y las familias pensaron que la violencia sería indiscriminada y enviaron a sus hijos a Francia, Inglaterra o Rusia pensando que sería solo por un breve periodo de tiempo. Pero muchos no volvieron, y los que lo hicieron quedaron marcados para siempre.

– Y está la cárcel de Saturrarán marcada como un infierno.

– Lo era. Llegaban mujeres inocentes, madres con niños pequeños, y vivían hacinados y maltratados. Ahora no queda ninguna construcción. He vuelto muchas veces y siempre respiro una especie de ‘tristura’ en el ambiente. Para escribir el libro me acerqué en autocaravana para ‘oler’ todo eso. A alguno le parecerá raro, pero son manías de alguien que escribe libros…

«También hay erotismo en el libro porque la gente apura con más fuerza la vida cuando ve que la muerte asoma» sentimientos

– Los dos arrantzales viven situaciones sentimentales distintas con las mujeres. Sorprende que en esas páginas desgarradas irrumpe un capítulo de alto contenido erótico.

– Cuando se siente la muerte cerca se aprecia más el valor de la vida, y también estalla el erotismo, las ganas de aprovechar cada minuto. En la guerra se vivieron bodas relámpago y relaciones extremas, a golpe de impulso. Cuando estalla el conflicto se apaga la vida sexual, pero luego vuelve con fuerza. Se trata de apurar la vida en toda su intensidad.

– Su capítulo de agradecimientos es amplio.

– Sí, porque mucha gente me ayuda a sacar los libros adelante. Juan Velázquez me echó una mano y ha escrito el prólogo. El historiador Fernando Agirre me aportó documentación fundamental. José Ignacio Espel me contó muchísimos secretos de la pesca y del mar. María Jesús Beristain me ha ‘dejado’ sus poemas. Mi amigo Pedro Martínez me ha vuelto a hacer la maravillosa portada. Tanta gente hace posible esto… Lástima que siempre me dejo nombres a la hora de los agradecimientos. Que me perdonen los no citados.

– El libro llega en un momento social complicado.

– Sí, nos pilló la pandemia. Ahora igual la gente prefiere leer historias menos duras que la guerra, pero así son las circunstancias. Me hubiese gustado hacer una presentación, pero tendrá que esperar.

– Usted sigue escribiendo sin descanso.

– Soy ansioso y escribo sin parar. Y en el confinamiento, más. Me jubilé de mis ocupaciones profesionales y escribo con placer. Supongo que este ‘Saturrarán 1936’ tendrá continuación porque sus protagonistas tienen vida y tras la guerra pasaron muchas cosas más. Veremos. De momento quiero que la gente disfrute de esta novela.

Saturrarán 1936

Autor Javier Postigo

Estilo Novela

Editorial Arte Activo Ediciones

Páginas 250


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .